Jue. Dic 8th, 2022

¿Por qué nuestro proyecto?

You can’t always get what you want, but if you try sometime you find, you get what you need» – The Rolling Stones

El primer motivo de La Clave Cultural es la creación de un espacio de  intercambio de ideas, a través del diálogo y demostrar que esto es posible incluso cuando se traten de ideas diametralmente opuestas. Intentamos contribuir a aportar claridad en la opinión pública en un momento de gran confusión, en medio del cambio cultural mas importante que ha vivido nuestra sociedad en los últimos cuarenta años, o quizás que nunca haya vivido. Queremos reflexionar alrededor del concepto de nueva normalidad. ¿Qué significa eso? ¿Estamos invitados a participar en este nuevo relato de la realidad?

La Clave Cultural quiere ser un estímulo intelectual y vital en este momento de crisis económica, social y sanitaria, fomentando el placer por aprender y por debatir sobre temas controvertidos y profundos en los que quepan todos los puntos de vista.

Nuestra meta es consolidar un espacio de debate distinto, tanto en el fondo como en la forma, dentro del panorama mediático actual. Creemos que existe la necesidad social de este tipo de encuentro dialéctico sosegado, pero profundo, de ideas y temas que quizás no se estén abordando con la importancia que se merecen, o que, dada la divergencia de opiniones, se asume como imposible. Nada más lejos de la realidad. La divergencia construye pensamiento. De hecho, ese es nuestro objetivo final. Pero de momento, persuadir más que convencer. Sembrar más que cosechar. La nueva normalidad es demasiado joven como para sacar conclusiones ya.

No vemos en la oferta cultural actual, ni en el fondo ni en la forma, algo que se asemeje a La Clave Cultural. Lo hubo durante la Transición. Se llamaba La Clave, lo presentaba José Luis Balbín y no ocultamos que ha sido desde el principio nuestra inspiración, de ahí, claro, nuestro nombre. Escuchamos ruido en lugar de debate demasiado a menudo; las muchas interrupciones y los ánimos exaltados no dejan casi ver el pensamiento detrás. Y cuando no hay ruido es porque los participantes son tan afines entre sí que tampoco hay verdadero debate.

Está claro que el debilitado indice de atención del espectador, inmerso en esta sociedad de la inmediatez y los 140 caracteres, pide justo eso, pero nuestra apuesta es la de ofrecer ‘lo que se necesita más que lo que se desea’, parafraseando a los Rolling.

Si se están redefiniendo algunos términos de la nueva realidad postcovid, La Clave Cultural existe para poner luz y taquígrafos sobre ella, para abrir el debate a toda la sociedad y que no nos cuenten cómo van a ser las cosas, sino ser parte activa de ellas.

Nuestra misión es ofrecer una de las herramientas mas poderosas de la democracia: el dialogo como mejor método, no solo para abordar cualquier conflicto, sino también para mantener en forma nuestro pensamiento crítico. Diálogo entre diferentes, a veces contrarios, con argumentos razonados para pasar del debate estéril de las creencias al debate puro de las ideas.

Nuestro propósito también es explorar algunas heridas, que parecen cerradas, pero que siguen supurando problemas en el presente. Si podemos ser un granito de arena, una mínima ayuda, para ir desinfectando y cerrando algunas de esas heridas o cicatrices, nuestros objetivos se verían plenamente cumplidos.